Fica
Opinión - 18/12/2017
"Un paréntesis por Navidad". Alberto Mallado
Autor:
Alberto Mallado
Les voy a recomendar una tregua y mira que a mi oficio no le viene bien la calma. Un paréntesis. Regálenselo. Un descaso de ofuscación y ceño fruncido; de críticas a su pueblo; de irritaciones en cada esquina. Creo que les vendrá bien, porque vivimos demasiado en la tensión del reproche, en la alerta de la reivindicación, en la obligación de la indignación. Y eso resulta agotador.

Un día, dos; algunos ratos; cuatro o cinco tardes. Para pasear sin lamentarse de lo que no tiene Alcalá y disfrutar de lo que ofrece. Un recorrido admirándose de las luces y no contando las que hay para ver si son menos que el año pasado. Un andar pausado mirando escaparates sin compararlos con el del Corte Inglés. Tiempo para ver pasar gente sin contar si la densidad de personas que hay en La Plazuela un viernes por la tarde es mayor o menor que la de la plaza de otro pueblo. Disfruten de quienes están, no echen de menos a los que faltan. Si pueden, regálense algo y regalen algo. Tómense algo, busquen en una confitería un sabor de la infancia. Disfruten de la familia, la íntima y la extensa. Alégrense por tener familia y olvídense de "aquel comentario que mi cuñado me hizo hace cuatro años y que lo hizo queriendo para molestar porque él sabía que yo...".

Gocen de lo que estos días ofrecen, de especiales, de entrañables. De las alforjas de recuerdos con que vienen cargados, de su dosis de nostalgia, de la esperanza que albergan de un año mejor, de los buenos propósitos y del deseo de felicidad con el que nos saludamos unas semanas al año. Vivan estos días Alcalá, disfruten de ella, que tiene mucho de bueno.

Den las gracias a quien hace algo por su pueblo. Quien monta un belén, quien saca una cabalgata, quien pone en marcha una recogida de alimentos o hace una actividad cultural. Agradézcanlo de corazón y no piensen en si lo hace para “figurar”. No juzguen a quien da su tiempo a los demás. Lo hecho, hecho está. Vayan a ver las cabalgatas, las tres. Agáchense para recoger del suelo trozos de su infancia en forma de caramelos. Y no cuenten carrozas, ni analicen si estas son altas o tiene más luces que las de la otra. Entréguense al asombro, o al menos al recuerdo del que fue su asombro infantil.

Acuérdense de quien tiene menos, porque las carencias se redoblan en estas fechas y duelen más. Ayuden en lo que puedan. 

Y después de eso, o entre esos ratos, critiquen y lamenten; añoren y reclamen. Señalen a quien lo hace mal y empujen a quien puede hacer más y no cumple. Es su derecho. Es su obligación de buenos ciudadanos. Pero también tienen derecho a ser felices, al menos un rato, a que haya días distintos en el calendario, a acumular recuerdos y a revivirlos. A sentirse parte de un pueblo, a estar orgullosos de sus cosas buenas y de su buena gente. Y estos días son perfectos para eso.

¡Felices Pascuas!

Término febrero 2017 con foto de la librería

© Guadaíra Información - 41500 Alcalá de Guadaíra (Sevilla) - España
Teléfono: 655 288 588 - Email: info@guadairainformacion.com � Aviso Legal