Fica
Actualidad - 26/05/2016
El Foro Oromana organizó un encuentro con los seis partidos con representación en el Pleno para hacer balance del primer año de este mandato
Un análisis de la situación de Alcalá por los portavoces de los grupos políticos
Autor:
Alberto Mallado
Un análisis de la situación de Alcalá por los portavoces de los grupos políticos
Los portavoces recibieron la tradicional caja de Tortas de Alcalá. Fotos: Alejandro Calderón
El Foro Oromana abrió este miércoles una nueva iniciativa que contribuye a acercar la política local y sus protagonistas a sus ciudadanos. Programó un encuentro con los seis portavoces de los grupos políticos con representación en el Ayuntamiento en el que se les ofreció un tiempo de exposición para evaluar la marcha de la política local en el último año que en esta ocasión coincide con el periodo que va desde las últimas elecciones locales hasta el nombramiento de la nueva alcaldesa, Ana Isabel Jiménez.

Con sus intervenciones y con las respuestas a las preguntas formuladas por los asistentes por escrito se configuró un esbozo de la situación política actual y de lo que puede esperarse de ellas en los próximos meses. La iniciativa tiene vocación de continuidad de forma que pueda configurase cada año como una cita con la actualidad política en la que sus responsables rindan cuenta a los ciudadanos en un ejercicio de democrático muy saludable.

Ofrecemos a continuación una breve reseña de las intervenciones de cada uno de los portavoces en su turno de intervención.

Salvador Escudero, Partido Socialista. Al ser el último en hablar, lamentó la visión del resto de los portavoces y pidió que alguna vez sacaran a la luz también las “luces” de la ciudad. Según afirmó, hace un año se abrió un nuevo escenario en el que el PSOE “se abrió al diálogo y fue generoso con los grupos”. En su discurso estableció las que han sido las líneas clave de actuación del gobierno socialista. Por un lado el mantenimiento del estado del bienestar, “para paliar los recortes de otras administraciones”. Por otra parte, la estabilidad económica, para la que se ha aplicado el Plan de Ajuste desde 2012. Un “esfuerzo”, dijo, que ahora permitirá comenzar a bajar los impuestos, como ha ocurrido en 2016 con el IBI. Y por último el desarrollo de los proyectos financiados con fondos UE y que estaban en marcha. Además relató nuevas iniciativas que se pondrán en marcha en este mandato como “Alcalá Conectada”, la recuperación del Molino de la Mina, nuevas actuaciones de mejora y regeneración en el casco antiguo y el entorno del parque del Guadaíra o la creación de una Casa de la Juventud.

María del Carmen Rodríguez Hornillo, Partido Popular. Calificó el periodo político abierto tras las pasadas elecciones como un nuevo momento, con más pluralidad en el Ayuntamiento. Explicó las circunstancias políticas surgidas hace un año y el intento de pacto de la oposición para configurar un gobierno alternativo al PSOE “que si hubiera salida, hubiera sido tan democrático como el gobierno del PSOE”. Criticó que Limones formulase una oferta de gobernabilidad al principio del mandato que “luego se volvió a ver que no era tal”.

En cuanto a los principales problemas a los que se enfrenta Alcalá, Rodríguez Hornillo citó tres. El déficit de la estructura organizativa del Ayuntamiento, que a su juicio hace necesario un plan de reordenación de recursos y la creación de una carta de servicios municipales. Las carencias de la estructura económica, provocada por la falta que considera necesarios como un estudio de servicios y costes y unos presupuestos anuales presentados en fecha. Por último cree necesaria la definición de una nueva normativa urbanística y un impulso al nuevo PGOU.

Jésica Garrote. Alcalá Puede. Reconoció la escisión existente en su grupo entre dos y dos concejales que siguen criterios distintos. Una ruptura que según dijo se había producido por las diferentes visiones entre ellos y la forma distinta de trabajar. Recordó que Podemos no se presentó a las elecciones y afirmó que ella y su compañera Sheila Carvajal “no somos políticas profesionales y tenemos claro que no queremos serlo”.

Garrote explicó dos de sus decisiones que resultaron criticadas por el resto de los grupos de la oposición. Por un lado el traspaso de la recaudación municipal al Opaef, que apoyaron tras el asesoramiento técnico de un miembro del consejo de Podemos de Sevilla y que “ha supuesto un alivio para las arcas municipales”. Por otra parte, la inyección de fondos a la empresa pública Innovar en Alcalá, una medida que adoptaron partiendo de su visión de que no hacerlo podía suponer un posible veto para que llegaran más fondos europeos y con intención de que cobraran los empleados. La portavoz de Alcalá Puede realizó una declaración de intenciones al afirmar que “somos de aportar para sumar, venimos a construir y a hacerlo de la mano de quien quiera colaborar”.

María Fernández, Izquierda Unida-Alternativa Alcalareña. Destacó en su discurso los problemas sociales que sufre Alcalá, que consideró consecuencia de las políticas del PSOE al frente del Ayuntamiento. Y desgranó una serie de críticas a la acción de gobierno general de los socialistas al frente del Consistorio alcalareño. En materia económica calificó la gestión histórica de esta formación en Alcalá como neoliberal. “Sólo han intervenido en economía para privatizar”, afirmó. Entre las consecuencias citó el daño al comercio local provocado por la llegada de grandes superficies de la mano del Ayuntamiento o la asfixia a los pequeños empresarios y autónomos mediante los altos impuestos. Citó como uno de los grandes problemas de la ciudad el transporte público y recordó la alternativa planteada por su grupo para el recorrido del tranvía, con un trazado más amplio por la ciudad y que se “modificó por decisión del alcalde”.

En el apartado social llamó la atención sobre la situación de la localidad, donde existe un 33 por ciento de población en riesgo de pobreza y donde ha bajado el nivel de renta en los últimos años. María Fernández consideró a Gutiérrez Limones como “el peor alcalde de la democracia” y le aplicó el calificativo de “cacique”. Al tiempo que espera un cambio de rumbo con la llegada a la alcaldía de Ana Isabel Jiménez, “una persona que también ha sufrido la persecución del PSOE”.

Lola Aquino. Partido Andalucista. Considera que la ciudad ha cambiado poco estos doce meses y cita la existencia de 11.000 personas sin empleo. En materia de infraestructuras cree que la gestión en este tiempo ha sido de “muchas fotos y poco avance” y cita la paralización de cuestiones como el tranvía, la A-392, el PGOU o la gestión de Innovar en Alcalá. Aquino se refirió a la investigación del la empresa pública ACM y al cumplimiento de su advertencia de que el proceso judicial vinculado a ella iba a seguir creciendo.

La portavoz andalucista desgranó algunas de las mociones presentadas por su grupo en el Pleno, entre ellas la reducción de gastos, un nuevo diseño de la red de transporte, un nuevo sistema de iluminación viaria, medidas sociales o de generación de empleo, la recuperación del entorno de Santiago, la protección de Gandul o el traslado de la escuela de idiomas. Y junto a ellas diversas propuestas recogidas de entre las necesidades manifestadas por los ciudadanos. Pero, afirmó Aquino, a pesar de aprobarse por unanimidad la mayoría de ellas, ninguna se ha llevado  a cabo. Tampoco las que no tenían coste económico. Aquino además anunció que ese mismo miércoles por la mañana había entregado en el Ayuntamiento una batería de medidas con las que según dijo se podría dar un cambio de rumbo a la ciudad.

Rosa Carro. Ciudadanos. Indicó que su llegada y la de su grupo a la política en Alcalá se produjo por la situación de bloqueo en que considera que estaba Alcalá. Según dijo, había constatado que en una situación de crisis que azota a toda la ciudad la institución del Ayuntamiento no hacía todo lo que los alcalareños le demandaban. El balance que realiza de este último año “no es del todo positivo” y según afirmó, si bien al principio del mandato se intentó abrir cauces de diálogo y encuentros con la creación de comisiones, luego dejó de hacerse. Por lo que Rosa Carro espera que en la nueva etapa se retome este clima y se pueda llevar a cabo un mandato de consenso. La portavoz de Ciudadanos está dispuesta a dar un voto de confianza a la nueva alcaldesa en el inicio de su mandato, pero dejó una relación de asuntos que considera necesario resolver para la buena marcha de la ciudad. Entre ellos citó resolver el abandono de los polígonos y la industrias de Alcalá, la atracción de inversores o el crecimiento basado en elemento como la cultura y el turismo

 

Término febrero 2017 con foto de la librería

© Guadaíra Información - 41500 Alcalá de Guadaíra (Sevilla) - España
Teléfono: 655 288 588 - Email: info@guadairainformacion.com � Aviso Legal